Con El Favor De Dios, No Puedes Evitar Prosperar

 
Proverbios 24:16, RV
…porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse…

Cuando el inmerecido favor de Dios está sobre ti dondequiera que estés, como lo estuvo sobre José, (1) no puedes evitar encontrar el favor, (2) todo lo que haces no puede evitar prosperar, y (3) no puedes evitar experimentar el aumento y la promoción más allá de tu imaginación.

Tus puntos más bajos son plataformas de lanzamiento para las mayores promociones de Dios.

¿Puedes ver que este fue el patrón consistente en la vida de José? No importaba si era un esclavo o un prisionero. Lo mismo se aplica a ti. Cuando el favor inmerecido de Dios está sobre ti, eres como una pelota de goma en una piscina de agua. Las circunstancias naturales pueden tratar de empujarte hacia abajo y mantenerte reprimido bajo el agua, pero el favor inmerecido de Dios siempre te hará subir hasta la cima.

No te desanimes por tus circunstancias actuales. Sé que a veces las cosas pueden parecer oscuras, tristes y quizás hasta devastadoras, pero no se ha acabado, amigo mío. He escrito este libro para decirte que no se ha acabado. No creo ni por un momento que entre los millones de libros que se publican en este momento, tú tengas este en particular por casualidad o coincidencia. Es una cita divina y creo que Dios te está diciendo esto "No te rindas. No se ha acabado".

Hay muchas veces en que los puntos más bajos de tu vida son en realidad plataformas de lanzamiento para la mayor promoción de Dios en tu vida. ¡Así fue para José! Regresemos la cinta y observemos las huellas del Señor a través de los altibajos de la vida de José. Si José no hubiera sido traicionado por sus hermanos, no habría sido vendido como esclavo. Si no hubiera sido vendido como esclavo, no habría estado en la casa de Potifar. Si no hubiera estado en la casa de Potifar, no habría sido arrojado a una prisión egipcia destinada específicamente a los prisioneros del rey. Si no estuviera en esa prisión específica, no habría interpretado los sueños de los oficiales del Faraón. Si no hubiera interpretado sus sueños, no habría sido convocado para interpretar el sueño del Faraón dos años después. Si no hubiera interpretado el sueño del Faraón, ¡el Faraón no habría promovido a José para que se convirtiera en su primer ministro sobre todo el imperio egipcio!

Esto es lo que el Faraón le dijo a José: “Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan prudente ni tan sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y todo mi pueblo obedecerá tus órdenes[a]; solamente en el trono yo seré mayor que tú. Faraón dijo también a José: Mira, te he puesto sobre toda la tierra de Egipto.” (Génesis 41:39-4, LBLA). Cuando miramos hacia atrás, está claro que el Señor había convertido la hora más oscura de José en su mejor hora.

La presencia de Dios con José Su inmerecido favor hicieron que José fuera promovido del pozo al palacio, del estercolero al Capitolio, de la letrina a la Casa Blanca. Deja de mirar tus circunstancias y deja de permitir que te desanimen. El mismo Señor que estuvo con José está contigo ahora mismo. No puedes fracasar. ¡Puedes esperar ver el éxito más allá de tus circunstancias actuales!

Donate