Ya No Me Siento Condenado, Experimento Paz Y Satisfacción

 

He sido cristiano por casi treinta y ocho años. Por años, viví con conciencia de pecado. El peso de la ley de Dios estaba sobre mis hombros y mi vida consistía en esforzarme por hacerme aceptable y agradable a Dios y a los hombres.

Hace unos tres o cuatro años, vi por casualidad al pastor Prince en God TV mientras hojeaba los canales cristianos. En ese momento, estaba enseñando sobre la Santa Cena. Lo poco que escuché fue muy atractivo, muy acogedor, ya que el mensaje me pareció puro y divino. A partir de ese momento, cada vez que veía al pastor Prince en God TV, lo miraba.

Sin embargo, nunca me posicioné para escuchar realmente lo que decía. Me distraía y escuchaba fragmentos sin prestar toda la atención a lo que se predicaba. Pero sin saberlo, Dios lo estaba usando para prepararme para el día en que sería introducido de lleno a la gracia de Dios.

En agosto de 2014, me encontraba en un punto muy bajo de mi vida y clamaba al Señor por ayuda. Él me reveló que tenía una idea muy equivocada de Su justicia para mí. Me sorprendió que después de todos estos años todavía no tenía la revelación correcta sobre Su justicia. Así que le pedí al Señor que me enseñara más sobre esto.

Un domingo por la tarde, fui a visitar a mi sobrino y su esposa. Mi sobrino comenzó a hablarme de los Ministerios Joseph Prince y de los servicios "en vivo" que había estado viendo en casa. También compartió conmigo cómo el ministerio de Joseph Prince estaba cambiando su vida.

Él había estado viviendo una vida derrotada como cristiano y no podía entender por qué todavía estaba en la esclavitud del pecado. Estaba intrigado. Cuanto más compartía las enseñanzas del pastor Prince y el evangelio de la gracia conmigo, más sentía que mi espíritu cobraba vida. La gracia estaba acelerando mi corazón. Allí mismo, supe que había encontrado la respuesta para liberarme de la condenación, la conciencia del pecado y el legalismo.

Cuando llegué a casa, fui directamente al sitio web de los Ministerios Joseph Prince. Me inscribí en todos los materiales de gracia en línea. También empecé a leer los testimonios y realmente me animaron.

Ahora, veo los mensajes a la carta todas las mañanas y leo los correspondientes devocionales diarios de inspiración de la gracia por correo electrónico. También escribo mis comentarios o percepciones en rojo. Estos recursos son realmente un rico alimento para mi alma hambrienta. No sabía que la Palabra de Dios pudiera ser tan dulce.

El peso de la culpa y la condenación de la ley se han quitado de encima. Estoy experimentando una paz y una satisfacción que nunca tuve. También estoy creciendo en la fe y la confianza en mi Papá Dios. Me encanta el evangelio de la gracia y lo que me dice sobre la abundancia de la gracia y el don de la justicia que tengo a través de la obra terminada de Jesús en la cruz. Ahora, estoy de pie y siempre espero con anticipación los mensajes de correo electrónico del Pastor Prince, preguntándome qué nuevas verdades voy a aprender de Papá Dios.

Las palabras no pueden expresar lo que Dios ha hecho a través del ministerio del Pastor Prince. El ciertamente revela y levanta a Jesús en su radiante belleza y abundante gracia. Ruego que Dios me ayude a ayudar a otros a experimentar el evangelio de la gracia.

¡Que Dios lo bendiga ricamente, Pastor Prince, y a su familia!

Anónimo
Reino Unido