Ten Una Actitud De Trono–Descansa Hasta Que Dios Haga De Tus Enemigos El Estrado De Tus Pies

 

Es la época en la que los cristianos de todo el mundo celebran el nacimiento de Jesús. ¿Pero sabes que no tienes que esperar a la época festiva para caminar en paz y alegría? Puedes alegrarte a pesar de tus circunstancias porque Dios quiere que adoptes una actitud de trono y descanses mientras Él se encarga de todo lo demás por ti.

Hoy, Jesús está sentado a la derecha del trono del Padre (Hebreos 8:1). Y la Biblia dice que como Cristo es, así somos nosotros en este mundo (1 Juan 4:17). Esto significa que nosotros también estamos sentados a la derecha del Padre.

Ahora, estar sentado es una imagen de descanso. En el Antiguo Testamento, los sacerdotes nunca se sentaban. No había sillas en el tabernáculo de Moisés o en el templo de Dios porque su trabajo nunca terminaba. Pero Jesús se sentó porque Su obra está terminada (Juan 19:30, Hebreos 10:11-13). Y Dios me dijo: "Hijo, dile a mi pueblo que tenga una actitud de trono". Entonces, ¿qué significa tener una "actitud de trono"?

TENER UNA 'ACTITUD DE TRONO'

Salmos 110:1–2 (LBLA)
Dice el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. El Señor extenderá desde Sión tu poderoso cetro, diciendo: Domina en medio de tus enemigos.

En hebreo, el primer "SEÑOR" se refiere a Jehová, o Yahvé, y el segundo "Señor" es Adonai. Por lo tanto, el primer verso en realidad dice: "Yahvé dijo a mi Adonai..." Después de que Jesús conquistó el pecado y la muerte, y resucitó de entre los muertos, volvió al Padre. Y el Padre le dijo: "Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos como estrado de tus pies ". Así que la actitud de Jesús en el trono es la de sentarse y esperar que Su Padre ponga a todos sus enemigos derrotados bajo sus pies.

En los tiempos bíblicos, los enemigos derrotados eran traídos encadenados y el rey victorioso se sentaba en su trono y ponía sus pies sobre las espaldas de sus enemigos derrotados como señal de victoria. Del mismo modo, los enemigos conquistados de Jesús están siendo arrastrados hacia Él uno por uno, y puestos bajo sus pies.

Efesios 1:20-22-23 (RVR1977)
la cual ejercitó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra… y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo…

Nosotros, la iglesia, somos el cuerpo de Cristo. ¿Y quién es el que hace de los enemigos el estrado de nuestros pies? No somos nosotros, sino Dios mismo. La palabra de Dios es la verdad y Él cumple Su palabra. Dios nos está diciendo que tengamos la misma actitud de trono que Jesús: descansar, mientras Él hace de nuestros enemigos el estrado de nuestros pies. Así que con cada día que pasa, tenemos todas las cosas, incluyendo los enemigos derrotados de la enfermedad, la pobreza, la depresión y todo tipo de maldiciones, siendo puestas bajo nuestros pies.

ENTRAR EN EL DESCANSO DE DIOS

¿Quieres conocer la definición de Dios de Su descanso? Hebreos 3 describe cómo a los hijos de Israel no se les permitió entrar en la tierra prometida porque dudaron de la Palabra de Dios. Sin embargo, en lugar de decir "No entrarán en mi tierra prometida", Dios llamó a la tierra prometida "Mi descanso".

Hebreos 3:11 (RV)
Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.

Esto significa que lo que la tierra física era para los hijos de Israel en el Antiguo Testamento, la gracia y el descanso de Dios son para el creyente bajo el nuevo pacto. Esa es tu herencia hoy. Dios quiere sacarte de la escasez y llevarte a la tierra de la abundancia. Quiere sacarte de la enfermedad y llevarte a la salud robusta. Y esta tierra prometida es el lugar de Su descanso.

La Palabra de Dios siempre nos dice "No temas, no temas". Pero, ¿sabes que sólo hay una cosa que la Biblia nos dice que debemos temer?

Hebreos 4:1 (NBLA)
Por tanto, temamos, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en Su reposo, alguno de ustedes parezca no haberlo alcanzado.

En Hebreos 4:1, Dios nos dice que temamos no entrar en Su reposo. Ahora, muchos de nosotros nos preocupamos por muchas cosas y todo lo que Dios nos dice que no temamos, lo tememos. Pero la única cosa de la que Dios nos dice que tengamos miedo, ¡no lo tenemos!

SER CONSCIENTE DEL DESCANSO, NO DEL GIGANTE

Hay otra lección que podemos aprender de esta historia. Dios dijo a los hijos de Israel que había venido a llevarlos a "una tierra que mana leche y miel" (Éxodo 3:8). Esto significa que la tierra prometida era un lugar que fluía con abundancia y provisión. También era una promesa segura, una declaración de lo que Dios hará definitivamente.

Sin embargo, ¿cuál fue la postura del pueblo de Dios cuando llegó a Cades Barnea, la frontera entre el desierto y la tierra prometida? Enviaron a 12 espías a la tierra durante 40 días y optaron por creer el informe de los 10 espías que decían que los israelitas no podían tomar la tierra porque estaba habitada por gigantes de la tribu de Anak (Números 13:33).

En hebreo, la palabra Anak significa cadena o collar. Una cadena alrededor del cuello es una imagen de un yugo que te pesa. Aunque Dios había liberado a los hijos de Israel de sus capataces en Egipto y ya no eran esclavos, todavía tenían una mentalidad esclava. En lugar de centrarse en la bondad y la promesa de Dios, los hijos de Israel se centraron en su gigantesco problema -los Anakim- y se vieron agobiados por la ansiedad y el miedo.

Hoy en día, algunos de nosotros todavía tenemos esta mentalidad de esclavos. Estamos tan enfocados en nuestros "Anakim" -nuestros problemas y síntomas- en lugar de la obra terminada de Jesús en la cruz, que no podemos entrar en nuestra tierra prometida de descanso.

Ahora, quiero plantearles una pregunta que Dios me hizo y que yo también tuve que responder. ¿Has leído alguna vez la historia de los 12 espías y te has preguntado si te pondrías del lado de Josué y Caleb -los dos espías que dijeron: "Vayamos inmediatamente y tomemos la tierra"- o si estarías de acuerdo con los 10 espías?

Pues bien, como dice el Espíritu Santo: “Si ustedes oyen hoy Su voz, No endurezcan sus corazones, como en la provocación, Como en el día de la prueba en el desierto” (Hebreos 3:7-9, NBLA). En otras palabras, ¿son tus problemas más grandes que lo que Dios dice sobre tu situación? Antes de que tu cuerpo sea sanado, antes de que el dinero esté en tu cuenta bancaria, antes de que cada problema en tu vida sea resuelto, ¿creerás que Dios te librará de acuerdo a Su Palabra y seguirás caminando en descanso?

Dios quiere que tengas la revelación de que cualquier cosa que necesites que Él haga por ti ya ha sido hecha porque Jesús lo ha logrado todo por ti. Y Dios está preguntando: "A pesar de los gigantes, ¿subirías y entrarías en la tierra prometida de Mi descanso? ¿Puedes ser consciente del descanso, en lugar de ser consciente de los gigantes?"

CUANDO DESCANSAS, ÉL TRABAJA

¿Qué ocurre cuando tomas conciencia del descanso? Veamos este secreto escondido en la historia de cómo Jesús sanó a un hombre que llevaba 38 años sufriendo una enfermedad.

Juan 5:8–9 (RV)
Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo y era día de reposo aquel día.

Le pregunté al Señor por qué le pidió al hombre que se levantara de su cama. ¿Por qué no le pidió que se levantara y caminara? Y Él me mostró que la cama es una imagen del descanso. Así que lo que Jesús le estaba diciendo al hombre era: "¡Levántate, toma tu descanso y camina!".

Observe que ese día era el sábado, el día de descanso. Por lo tanto, lo que Dios está diciendo es que cuando usted descansa, ¡Él trabaja! ¿No es esto sorprendente?

Sin embargo, había un grupo de personas que estaban descontentas porque el Señor había sanado a este hombre.

Juan 5:10-12, 16 (NBLA)
Por eso los judíos decían al que había sido sanado: “Es día de reposo, y no te es permitido cargar tu camilla”. Pero él les respondió: “El mismo que me sanó, me dijo: ‘Toma tu camilla y anda’. Le preguntaron: “¿Quién es el hombre que te dijo: ‘Toma tu camilla y anda?’... A causa de esto los judíos perseguían a Jesús, porque hacía estas cosas en el día de reposo.

Los religiosos estaban molestos porque era sábado. Veían la sanidad como un trabajo. Para ellos, sanar al hombre en un día de descanso significaba que Jesús estaba trabajando en el día equivocado.

Ahora bien, si hubieras conocido a este hombre, ¿no le preguntarías: "Oye, ¿qué te pasó? ¿Cómo te has sanado?" En cambio, la gente que conoció le dijo: "Es sábado; no te es lícito llevar tu cama". Mira, ¡este hombre no había caminado en 38 años! Pero la gente que lo rodeaba sólo se preocupaba porque había cargado su cama en el día de descanso. Así es la gente legalista. No pueden ver las bendiciones, sólo los problemas.

La última frase “hacía estas cosas en el día de reposo” en el griego original está en el tiempo imperfecto. El tiempo imperfecto generalmente representa una acción continua o repetida. Esto significa que era un hábito para Jesús sanar en el día de reposo y que repetidamente había realizado tales milagros en el día de reposo. En el día en que el hombre descansa, Dios puede trabajar.

TU SANIDAD ESTÁ EN EL DESCANSO

Otro ejemplo es la sanidad de una mujer que llevaba 18 años encorvada. Cuando Jesús la sanó en la sinagoga, el jefe de la sinagoga, el "pastor" de la mujer, dijo: "Seis días hay en que se debe trabajar; en estos, pues ,venid y ser sanados y no en día de reposo”. (Lucas 13:14, RV)

¿Cuál fue la respuesta de Jesús?

Lucas 13:15-16 (NBLA)
Entonces el Señor le respondió: “Hipócritas, ¿no desata cada uno de ustedes su buey o su asno del pesebre en día de reposo y lo lleva a beber? Y esta, que es hija de Abraham, a la que Satanás ha tenido atada durante dieciocho largos años, ¿no debía ser libertada de esta ligadura en el día de reposo?”.

Jesús dijo que su sanidad vino sólo por ser una hija, una hija de Dios. Pero algunos cristianos todavía piensan que la sanidad es obra del hombre, no de Dios. Van por ahí pensando: "No estoy haciendo lo suficiente, por eso no estoy sanado". No pueden creer que la sanidad puede ser tan simple como estar en reposo en la obra terminada de Dios, diciendo y creyendo: "Señor Jesús, como Tú estás libre de toda enfermedad y dolencia, así estoy yo en este mundo."

¿Sabías que incluso las palabras “sanado" y "relajado" están relacionadas en hebreo? Uno de los nombres hebreos de Dios es Jehová-Rapha que significa "Yo, el Señor, soy tu sanidad” (Éxodo 15:26). La palabra hebrea rapha no sólo significa "sanar", sino que una de sus definiciones de raíz también significa "lo relajado". Por tanto, la sanidad se produce al estar en reposo, no al trabajar. La muerte de Jesús nos ha dado vida y plenitud.

BUSCA PRIMERO EL DESCANSO PARA QUE TE VAYA BIEN

Dios no dice: "Espera hasta que todos tus enemigos hayan sido destruidos, hasta que todos los problemas de tu vida se hayan resuelto, entonces podrás descansar". Dice: "Descansa primero hasta que haga de todos tus enemigos el estrado de tus pies".

¿Qué ves cuando se trata de la sanidad de una condición en tu cuerpo enfermo o los avances para tus desafíos financieros? ¿Ves la carencia y dices: "Déjame salir de esta situación primero. Déjame escuchar los reportes de los doctores que dicen que todo está claro, y entonces podré descansar?”.

Nos resulta difícil descansar porque nuestra naturaleza humana se inclina hacia la preocupación y la inquietud. Al diablo le encanta que la naturaleza humana reine en la iglesia y que te haga creer que sólo puedes descansar cuando las cosas vayan bien o cuando veas tus avances. Deja de decir: "Cuando mi hijo termine la escuela primaria, dejaré de preocuparme y descansaré". ¿Sabes qué? Después de la escuela primaria, está la escuela secundaria. Entonces, cuando tu hijo termine la secundaria, dirás: "Creo que cuando mi hijo termine la universidad, entonces descansaré". ¡Y nunca descansarás!

Quiero compartir acerca de dos mujeres que enfrentaron una situación financiera durante un tiempo de hambruna. Ahora, Noemí era una mujer de Dios y esto es lo que le dijo a su nuera Rut.

Rut 3:1(RVA)
Hija mía, ¿no te tengo de buscar descanso, que te sea bueno?

En otras palabras, Noemí le dijo a Rut: "¿No te buscaré descanso para que te vaya bien?". ¿No es extraño que Noemí mencionara primero el descanso? ¿No está la naturaleza humana más inclinada a decir: "¿No he de buscar que las cosas te vayan bien, para que descanses?".

Pero Dios quiere que Su naturaleza reine y te ama tanto que dice: "Ya estás sentado en el trono. Descansa tú primero. Siéntate hasta que ponga a los enemigos vencidos -esa situación financiera, ese síntoma en tu cuerpo- bajo tus pies".

Dios quiere que encuentres descanso en medio de la tormenta. Y cuando descanses en Él, las cosas irán bien. Esto no significa que no haya enemigos. Pero gobernarás en medio de tus enemigos. (Salmo 110:2)

El Salmo 23:5 dice que Dios te prepara una mesa en presencia, no en ausencia, de tus enemigos. Algunos de ustedes pueden decir: "Señor, ¿cómo esperas que coma ahora? ¡Los síntomas todavía están en mi cuerpo! ¡Mi cuenta bancaria aún muestra la carencia! Señor, comeré bien y celebraré cuando todos mis problemas estén resueltos". Pero la Biblia dice que Dios no sigue la naturaleza humana. Dios dice: "Prepararé una mesa. Tú comerás primero. Come en presencia de tus enemigos, y yo me encargaré de tus enemigos".

NO POSPONGAS TU DESCANSO

Isaías 53 describe el sufrimiento de Jesús y lo que realizó por nosotros en la cruz. Dice que Él llevó nuestras penas y cargó con nuestros dolores. Fue herido por nuestras transgresiones y magullado por nuestras iniquidades, y por sus heridas fuimos sanados.

La razón por la que podemos descansar y alegrarnos en medio de nuestros enemigos es porque Jesús los derrotó cuando tomó nuestro lugar y llevó nuestros pecados en la cruz. Él lo ha hecho todo y la obra está terminada (Hebreos 10:12-14). Sólo necesitamos adoptar una actitud de trono y descansar en Él.

Así que mientras descansamos en Su obra terminada, ¿cuál debe ser nuestra respuesta? ¿Cómo participamos de todo lo que Jesús ha hecho? Justo después de Isaías 53, la Escritura dice:

Isaias 54:1-3 (NBLA)
“Grita de júbilo, oh estéril, la que no ha dado a luz; Prorrumpe en gritos de júbilo y clama en alta voz, la que no ha estado de parto; Porque son más los hijos de la desolada Que los hijos de la casada… Ensancha el lugar de tu tienda, Extiende las cortinas de tus moradas, no escatimes; Alarga tus cuerdas… Porque te extenderás hacia la derecha y hacia la izquierda; Tu descendencia poseerá naciones…”

Jesús ha derrotado a los enemigos y Dios le dice a la mujer estéril que se alegre. La "mujer estéril" es una imagen de alguien que no ha visto resultados, señales de salud en su cuerpo o señales de abundancia en su situación. Ser estéril no es la voluntad de Dios para ti. La Palabra dice que Dios nunca quiso que fuéramos estériles. Dios bendijo al hombre y le dijo que fuera fructífero (Génesis 9:7). Así que en Isaías 54, Dios está diciendo: "¡Canta ahora y prepárate para tu bendición! ¡Ensancha tu tienda y prepárate para crecer! No escatimes. Amplía tu territorio y tu descendencia heredará las naciones".

Imagina que eres una mujer estéril que canta: "¡Aleluya! ¡Soy madre de muchos! El Señor me ama!" El diablo vendrá y te dirá: "¿Madre de muchos? ¿Dónde está tu hijo? ¿No eres una hipócrita?" Pero no dejes de alegrarte. Dios quiere que disfrutes de la vida antes de que se resuelva el problema. Empieza a cantar incluso antes de ver la manifestación. Deja de posponer tu alegría y tu paz. Deja de esperar a la Navidad para celebrar. Haz que cada día sea una celebración de la vida, y aprende a descansar en medio de tus problemas.

Debería ser una respuesta diaria ir a Jesús para nuestro descanso. Jesús mismo nos dice que vayamos a Él y nos dará descanso.

Mateo 11:28 (NBLA)
Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar.

Siempre que estés cargado de preocupaciones o afanes, agobiado por el yugo de la ley, o en medio de cualquier enemigo que te agobie, ve a Jesús y encontrarás descanso en Él. Alégrate, siéntate y levanta los pies, porque Dios ha prometido que se ocupará de tus enemigos y los convertirá en el estrado de tus pies.

Donate